miércoles, 14 de octubre de 2009

Adaptación del parabrisas de la Cruiser.

Este es el parabrisas original de la Keeway Cruiser. Se puede adaptar a la Keeway Superlight con pocos pasos bastantes sencillos. Nótese que el borde originalmente viene "desnudo", o sea, sin borde de remate. En esta adaptación le pondremos un borde cromado plastificado como adorno.
Este es el parabrisas original de la Keeway Superlight. Debido a su tamaño no desvía tanto el viento frontal como uno desearía, en especial en caso de lluvia.
La idea es adaptar el parabrisas de la Cruiser sin mucho trabajo para que la protección contra el frío y la lluvia sean realmente efectivos.
Solo se trata de abrir un par de pequeñas perforaciones adicionales con una broca de 5mm o superior en la base original de la KSL. En la imágen inferior se puede notar el agujero original sin uso. El que está justo encima del mismo, es el nuevo que dará cabida al tornillo original.
La idea es que coincidan los tornillos originales de la Cruiser para que la instalación se vea original. En la imágen se destacan los tornillos con los que debe coincidir la base original.

Compramos la cantidad necesaria de borde cromado flexible para instalar como remate. La nueva versión del borde trae su propia pega, así que no tendremos que hacer ninguna instalación engorrosa con derrames, pegostes, etc.

Desde este angulo se puede ver como queda instalado el parabrisas ya terminado con su borde colocado.

El truco consiste en cortar el largo lo lo más preciso posible para que el remate entre las puntas casi no se note.

La instalación, una vez terminado, y visto desde el asiento del conductor. Vale la pena el trabajo, ya que ahora vamos más protegidos. Algunos piensan que este equipo se comporta como una vela y que frena la moto por su tamaño, pero no olvidemos que este tipo de aditamentos no modifica la aerodinámica sino a partir de cierta velocidad en adelante, cosa que para la Superlight no es problema, ya que no alcanza grandes velocidades.